La Brujería, ¿accesible a todos?