Disposiciones concernientes al Rito de sus Fuegos Sagrados

Hekate

Disposiciones concernientes al Rito de sus Fuegos Sagrados

 Disposiciones concernientes al Rito de sus Fuegos Sagrados

Por L.J. Tang

Torchbearer del Covenant of Hekate

INTRODUCCIÓN

El Rito de sus Fuegos Sagrados, bajo mi perspectiva, supone una renovación anual de compromisos para con la Suprema Diosa Hekate, dentro de la corriente del Covenant of Hekate; una promesa de sus hijos de reencontrarse continuamente, en diversos escenarios y circunstancias, en muchas ocasiones desconocidas para ellos mismos; al igual que la permanente aseveración de proseguir el riguroso estudio de los misterios de la Reina Invencible.

Empero, es igualmente realizada por no miembros, siendo un rito global de tipo abierto, como una muestra de adoración y celebración de los misterios y magia de la Señora, principalmente bajo su rostro de Soteira, la Salvadora.

Dentro del Magisterio del Dragón y la Cabra, la recensión del Arte Brujo Tradicional de la cual hago parte, la figura de Hekate es central, pues es vista, en parte, como la Emperatriz de los Mundos, la lejana soberana cósmica, Reina de todos los brujos, y Alma del Mundo; es este último rol el que, indudablemente, hace que el ethos del Covenant respecto a Hekate no sea adverso al trabajo que realizo dentro de mi tradición, y el que me permitió convertirme en Portador de Antorchas de la mentada organización internacional.

Creo así que el Rito de sus Fuegos Sagrados no solo es compatible con mi praxis tradicional personal, sino que la complementa, pues sus bases esenciales trascienden tradición alguna, y están radicadas en el Amor hacia la divina y suprema Reina Bruja.

En este sucinto escrito veremos disposiciones preliminares para la realización de la ceremonia, intentando en lo posible mantenerlas de un modo imparcial y no alineado a especificidades de alguna tradición en concreto, pero indudablemente ciertos consejos irán alineados a consideraciones personales, producto de mi trabajo y trato con Hekate.

Tales disposiciones están enfocadas en quienes deseen llevar a cabo el rito bajo una aproximación un poco más rigurosa.

Comencemos.

DISPOSICIONES

El ritual puede ser hecho en vuestro altar personal a Hekate, o un altar especial podría ser construido específicamente para esta ceremonia. En el mismo los siguientes elementos son colocados:

  • Una imagen de Hekate que resuene con el practicante y el aspecto con el cual, en su presente momento, se encuentre mayormente identificado.  
  • Dos portavelas, cada cual, con una vela roja, representando las antorchas de la Señora.

Ambas velas serán marcadas, usando un instrumento de madera, o acero, nunca hierro, con el Strophalos de Hekate.

  • Una vela central; negra, roja, o blanca, siendo el punto de enfoque del rito, y que será encendida en su clímax.  De ser muchos participantes, cada cual puede llevar una vela, pero tendrá que ser colocada una principal en el altar.

Alternativamente puede emplearse un brasero, o caldero, para contener la llama principal; incluso una pira u hoguera. Considero que esta es la forma ideal, pero el espacio es determinante en este caso.

Sorita d’Este, autora del Rito de sus Fuegos Sagrados.

Aunque innecesario mencionarlo, por razones de responsabilidad, debo advertir cuidado a la hora de encender y tratar con el fuego.

  • Agua fresca, de una fuente natural; o cuanto menos, agua mineral embotellada.
  • Carbones pequeños para incienso.
  • Incienso en grano/polvo, preferentemente de mirra, frankincienso, o sándalo.

Si solo podéis tener acceso a incienso en vara, usadlo.

  • Hojas secas de laurel.
  • Flores, frutas, vino, y comida, como ofrenda a nuestra Reina.

Disponed todos los elementos de forma armoniosa, y lógica, en el Altar, ya sea siguiendo correspondencias personales, intuitivas, o de vuestra tradición.

Aseguraos de igual manera que el espacio ritual este lo más limpio posible, recibiréis a una invitada monárquica.   

Previo al rito, y si vuestra salud lo permite, deberéis ayunar por un mínimo de 1 hora y media, y máximo 3 horas, esto alivianara su cuerpo, desligándolo ligeramente de la densidad material, producto de los procesos digestivos; ello facilitara no solo vuestra concentración sino la sensibilidad a la hora de recibir posibles mensajes durante el ritual. Recordad tomad agua, pura y simple.

Antes de iniciar tomareis un baño, y os purificareis, ya sea con sal marina gruesa, o una mezcla de hierbas, como lo son la salvia, romero y ruda; si vuestra tradición individual señala algunas particulares, podéis hacer uso de ellas.

Siguiendo la costumbre, como nos lo señala Las Argonáuticas de Apolonio de Rodas (Libro III. 1026-1062), procurad vestíos con ropaje oscuro, no necesariamente negro, pero de colores sombríos.  Si usaréis joyas, procurad que tengan sentido con la ceremonia, y con Hekate; prescindid de ornamentación innecesaria.

Una vez bañados y ataviados, estaréis a pocos pasos de dar comienzo al Rito de sus Fuegos Sagrados; cualquier disposición particular de vuestro sendero individual puede ser aplicado, siempre que no vaya en oposición a la operación presente.

Antes de iniciar propiamente la ceremonia tendréis que purificar y santificar el espacio.

Esta purificación puede ser hecha a través de una sencilla agua lustral.

Para ello verteréis el agua pura (de río o manantial) en un recipiente natural, como la arcilla cocida, y procederéis a quemar una hoja grande de laurel, mientras esta arde la arrojareis al agua, para que el fuego sea consumido en el recipiente.

Hecho esto, una oración es exclamada encima del recipiente; a continuación, un simple ejemplo:

Criatura de agua, sé limpiada y purificada de toda impureza, en el nombre de la suprema Reina Hekate. Desecha de ti todo espíritu adverso, y conviértete en las aguas benditas de aspersión, que destierren toda negatividad y perturbación de este templo.

El agua es asperjada, efectuando un recorrido circular; hecho esto el espacio puede ser santificado a través de los perfumes.

Encenderéis un carbón y luego de colocarlo en el incensario, arrojareis unos cuantos granos de mirra, o el incienso que habéis procurado. Al comenzar a elevarse el humo, recitareis algo como lo siguiente:

Criatura de fuego, sé purificada de toda impureza, en el nombre de la suprema Reina Hekate. Desecha de ti todo espíritu adverso, y emana los aromas de la consagración, dedicando este templo al servicio de lo sagrado, para que sea digno de recibir a la soberana Diosa Hekate.

Nuevamente efectuaréis una circunvalación por el lugar, completando la santificación.

Purificado y consagrado el espacio ritual, la ceremonia puede iniciar propiamente.

El Rito de sus Fuegos Sagrados (Rite of Her Sacred Fires), con todos sus pormenores y pasos, puede ser leído, en diversos idiomas, a través del siguiente enlace:

Al finalizar la ceremonia podéis permaneced en comunión con la Señora, estad atentos a sus directrices y mensajes.

Las ofrendas comestibles, como las frutas, pueden ser dispuestas en un espacio natural, esto es extensivo al vino libado en el altar. Toda ofrenda a Hekate debería llegar a la tierra en lo posible, si no es quemada directamente en una pira sacrificial en su honor. Una encrucijada de tres caminos es el lugar ideal para depositarlas.

Recordad lo siguiente.

Como nos esforcemos en nuestros ritos de adoración y amor, así será la retribución de las entidades. Haced de esta ceremonia una ocasión especial de comunión con Hekate, pues estáis siendo participes de una corriente energética global, y la seriedad con la cual llevéis su praxis, contribuirá a potenciar la fibra misma del Rito de sus Fuegos Sagrados.

Esta es una exaltación a Hekate, e invito a todos sus devotos, de variopintos orígenes, a ser parte del momentum energético que se crea durante esta operación, las consecuencias podrán ser bastante tangibles para algunos, y los nexos invisibles que se crean, suponen un crecimiento en nuestro sendero con la divina Emperatriz; después de todo:

‘Los Portadores de tus antorchas y los Portadores de las Llaves de tus misterios siempre se encontrarán mutuamente’.

Ave Hekate

L.J. Tang

L.J Tang
L.J. Tang es un ocultista, místico, escritor, practicante y teórico de Magia Ceremonial y Brujería Tradicional. Portador de Antorchas del Covenant of Hekate.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.